Archive for the ‘ Uncategorized ’ Category

Update to 3.0 level

30 años

RBPL

Mirando el atardecer a través de la ventana de un cuarto Lisboeta, en un País que no es el mío, me quedo reflexionando sobre el tiempo. Lo absurdamente lento que pasa alguna vez, pero, lo rápido y “jodido” que es cuando haces un alto en el camino y miras hacia atrás.

30 años, que se dice pronto.

No sé si a vosotros os pasará, pero cuando buceo en el abismo de mi mente, buscando esos recuerdos más primerizos de mi vida, solo tengo pequeños “flashes”. Como si años enteros de mi vida ya se borraron de mi cabeza para ir dando espacio a la rutina del día presente.
¿Vosotros recordáis, por ejemplo, que estabais haciendo con 7 años, el día 3 de octubre? Yo tampoco, pero lo vivimos y posiblemente haya sido un día normal y tranquilo en aquella rutina de tener 7 tiernos años.
Cumpleaños que no me gustaba celebrar (quizás por lo nostálgico que soy y veía que ya se me iba la vida siendo tan joven), fiestas del pueblo, bodas a las que asistí tan pequeñito, inviernos fríos y lluviosos de colegio, de jugar a la consola, de “aventuras” bajo la lluvia cuando nos íbamos por ahí a descubrir el mundo (y no salíamos ni a medio km), de pensar en los reyes magos meses antes de que llegasen, mirando revistas de juguetes y “marcando” el que quería, incluso escribiendo la típica carta a los reyes, eterna ¡cómo no!
Recuerdo a mis abuelos, en su cuarto un día de reyes esperándome con una bicicleta. Es de los pocos recuerdos de mi abuela que tengo y lo pienso cada vez que puedo para que jamás se me borre de mi memoria.
Con mi abuelo, al menos, tuve la gran suerte de conocerle y que me “guiara” en mis primeros años de vida. Le acompañaba por las mañanas a la plaza y veía como casi todo el mundo le saludaba cordialmente; “mi abuelo es el mejor, conoce a casi todo el mundo!” – pensé.
Las noches que nos quedábamos solos mientras mis padres trabajaban en el bar que tuvimos (grandes recuerdos de aquél bar) y siempre me hacía la cena, normalmente huevos fritos y algo más (salchichas, patatas) y me encantaba. Me llevaba a la ermita que cuidaba con tanta pasión, sin pedir nada a cambio y pasábamos allí las horas al fresquito, ayudándole a reparar las flores y jugando con nuestro cocker “Coffee”, del que aún hoy me acuerdo y del que lo imagino junto a él en el cielo.
Recuerdo el Invierno frío que se lo llevó, Diciembre del año 2002. Y recuerdo cómo me decía que no llorase con la cabeza, sin decir ninguna palabra. Intenté ser fuerte, pero qué queréis que os diga, era mi abuelo y ya lo estaba echando de menos para el resto de mi vida.
Un mal año aquel 2002.
También recuerdo, aquellos veranos interminables, casi infinitos, en los que olvidabas absolutamente todo lo que tenía que ver con la “obligación”. Mañanas de calor, de piscinas con nuestros hermanos mayores, de jugar en la siesta a la sombra de un balcón mientras el mundo dormía. Las noches hasta las tantas en los bancos de mi barrera jugando al ajedrez aquel verano que nos dio “por ahí”. Las tardes que pasaba con mi hermano en nuestro bar mientras mis padres descansaban. Las conversaciones y debates tras un capítulo de Goku aquella mañana, jugando a las canicas creando grandes circuitos de arena. Al trompo, a la petanca apostándonos cromos de fútbol. Yendo al Polideportivo por las noches a ver los torneos de verano de los mayores y comer unos montaditos. Quedarnos a jugar nosotros también en aquellas porterías sin red…
Pasaban los días, uno tras otro sin pararte a pensar “ya queda menos para volver”, porque inconscientemente jamás querías que ese verano acabase.
Y lo fue, fue un verano eterno, el verano de nuestra infancia.

Pero poco a poco, la vida iba cambiando. Aquel verano, en nuestra gran excursión a Altea (hotel Cap Negret, habitación 423) fue maravilloso. Al fin empezaba a ver mundo, a conocer cómo funcionaba y pasé una semana brutal. Tengo recuerdos en Benidorm, en las playas, en el peñón de Ifach con todos mis amigos de clase y las otras clases, algo impensable hoy en día pues cada cual ya tiene su propia vida. Pero si, fue una pasada.
Pero acabó aquel verano y comenzaba el instituto, el interés en las chicas, las motos, el salir de fiesta y las botellonas.
Conocí a un chico y en 3 años, se convirtió en mi hermano. Recuerdo ir en bici los 2, al taller de su padre a conectarnos al internet precario de aquella época, solo por ver las últimas imágenes de MGS2. Tardes de videojuegos con su PS2, de estar en la barrera discutiendo sobre MGS, de jugar al futbolín…
Me encantó que cogiera fuerzas para venir conmigo y mi hermano a comprar mi primera PS2. Es un recuerdo que guardo como oro.
El 26 de Mayo de 2002, me dijo adiós. No lo hizo en persona ya que yo no estaba ahí luchando junto a él cuando se fue, pero sé que me dijo adiós y yo le corregí: “no hermano, es hasta pronto.”
El tiempo entre lo que pasó y el instituto voló tan deprisa, que apenas tengo grandes recuerdos. Su ausencia y mi ya madura mentalidad, hizo que aquello me nublara y perdí el rumbo. Malas notas, poca atención en clase…me hice el típico rebelde que solo quería salir huyendo de todos lados. Empecé a trabajar mientras veía como mis amigos de toda la vida, seguían adelante. Yo ya me levantaba a las 7 de la mañana y pensaba: “¿cómo ha pasado todo tan rápido?”. Justo como estoy pensando hoy, sobre mis 30 años. En aquella ocasión, solo tenía 18.

La vida adulta, empezó a ir aún más rápido. Tengo recuerdos de botellones, pubs, discotecas, motos, el carnet de conducir, barriladas en Sevilla……Mi primer amor.
Internet hizo posible conocer a la que sería mi primera novia “formal”. Pero pensándolo bien ya con mi edad, creo que aquello fue más bien un “cuento” y no de hadas precisamente. Para mi si, por fin encontraba a alguien que me quería tal y como era yo, sin caretas absurdas. Fueron 2 años de idas y venidas, de reproches por la distancia, de bonitos momentos sí, no lo voy a negar…pero algo me decía que aquello, tenía fecha de caducidad. Y vaya si la tuvo, se fue con otro. La historia de mi vida.
Tardé en reponerme de mi primer amor, pero tuve y aún tengo la gran suerte, de tener el mejor amigo que existe. Mi otro hermano, Eloy. Empecé a conocerle de botellón en botellón, salidas nocturnas, chistes malos por doquier. Forjamos una amistad de hierro que hoy en día se mantiene incluso más fuerte a pesar de haberme ido de Écija. Siempre, siempre, siempre ha estado en los momentos malos (que han sido muchos) y eso es lo que valoro en un hermano. Porque “amigos”, hay muchos, pero hermanos, muy pocos. Si me caso, será quien organice mi despedida de bodas .
Como os decía, tardé en reponerme, conociendo chicas, no teniendo ni idea sobre hacia donde iba mi corta vida. Estaba muy perdido, sin estudios, sin pareja, con trabajos de mierda en Polígonos industriales…Pero alguien hizo “click” en mi cabeza con su simpatía y naturalidad. Volví a “caer” en las redes de otra chica y la verdad, fue alguien que me ayudó mucho a volverme a encontrar a mí mismo. Me dio “alas” para volver a estudiar, me hizo que yo volviera a creer en mí mismo y eso, aunque terminamos mal, tengo que agradecérselo.
Fueron años (3), de “estabilidad” si, pero una rara estabilidad. Creo que me conformé con ella y ella conmigo. Todo era rutina, apenas sentíamos lo mismo que cuando empezamos, se fue 9 meses y ya nunca volvió. Había conocido a otro, como os dije “la historia de mi vida”. ¿Y sabéis qué? Eso fue lo mejor que me pasó, que no volviera.
En medio de esta relación, mi padre empeoró. Tanto, que ya era constante su ingreso en el hospital de Osuna. Noches en vela intentando dormir junto aél, mientras mi madre trabajaba para sacarnos adelante. Yo intentando terminar mis estudios superiores sin ningún curro en ese momento. Fueron meses muy duros.
Mi padre se fue un 9 de Mayo de 2012. Lucas, mi primer sobrino, nacía un 6 de Julio de ese mismo año. No llegaron a conocerse, pero estoy seguro de que le cuida desde arriba.
Echo mucho de menos a mi padre. Fueron meses agridulces, pero Lucas, logró sacarnos de la tristeza con su cara y su sonrisa. Es mi príncipe.
Con 27 años, mis estudios terminados y repartiendo pizzas en el pueblo, hice mi primera entrevista para Skype. Había sido contratado para HP, en Lisboa.
Y ahí estaba yo, maleta en mano y un autobús que se iba, dejándome solo en una estación desconocida. En una ciudad desconocida, de un país desconocido. Mi alma, empezó a latir. Me sentí lo más vivo que me había sentido nunca cuando me acosté en aquella cama de aquel hostal, mientras escuchaba los aviones sobrevolar la ciudad. Empezaba una nueva vida.
Y qué nueva vida amigos.

He conocido estos años, a personas maravillosas que jamás creí que conocería. Amigos que se han convertido en hermanos para mí, lugares y rincones de esta ciudad que tienen mi sello. Castillos, senderos, callejones nocturnos, música, miradores y sus puestas de sol, trenes por la costa, playas eternas, pueblos costeros, caseros, vecinos, compañeros de piso fugaces, días en el Freeport, viajes en bla bla car…ROMA. Viví mi sueño, visité Roma aquel verano y volví a “subir de nivel”. Visitar ciudades, Países diferentes, hace que tu alma se enriquezca, se libere.

Pero lo mejor estaba por llegar.
Cuando volví de Roma, “ella” ya me esperaba en Lisboa.
Y con “ella” no me refiero a la vida, sino a la que hoy en día, es la persona más maravillosa que he conocido; Mi wowina.
Destino lo llaman, suerte también. Yo lo llamo, “esperanza”. La esperanza de que por fin haya encontrado pareja para compartir mi vida.
Tam me hizo confiar aún más en mí mismo, me hizo ver que hay que ser bueno con las personas, darles una oportunidad, por muy mal que se porten. Ya que el odio no se combate con odio. Es mi apoyo total hoy en día, a quien cuento cada una de las tonterías que se pasan por la cabeza y con quien más me he reído en mi vida. He vivido tantísimas cosas con ella, que en vez de casi 2 años, ¡parece que llevemos una vida juntos! No vino conmigo a Berlín, pero aquel viaje me hizo comprender que viajar solo está guay, pero si tienes a alguien como ella, mejor en compañía.
Visité Valencia junto a ella, Catadau y me contó su infancia, visitamos Oporto en un fin de semana inolvidable donde mencionamos “Hyde Park”. Dormimos 13 horas en un tren que recorría toda España para ver la preciosa Donostia. Un domingo 14 de Febrero, estaba con ella en lo más alto de la majestuosa Torre Eiffel, en el “place to Kiss”. Nos mojamos de lo lindo esperando para entrar en Notre Dame. Anduvimos por los campos Elíseos, bajo el Arco del Triunfo. Paseamos por el Puente del Alma. Vimos como el Big Ben tocaba las campanas a pocos metros de nosotros. Tocamos el agua del memorial de Diana (si, en Hyde Park) y también escribimos unas condolencias en el libro de los almacenes Harrods. Vimos la Eurocopa en un pub londinense rodeado de muy buena gente. Nos maravillamos con Picadilly Circus y cenamos en Chinatown. Cruzamos la ciudad nocturna en el típico autobús rojo, mientras Londres dormía…Por poneros algunas vivencias junto a ella.

Pero lo que más me sigue gustando, es cualquiera de las noches que pase con ella. Donde casi nos “fusionamos”.

Entre tanto, mi hermano nos daba a Lola, la princesa más preciosa, donde te dan ganas de morderle los mofletes. Mi primera sobrina que cada día que pasa, es aún más bonita. Y ahora, mi hermana vuelve a estar embarazada. No voy a ganar para regalos :D.
30 años resumidos en emociones, en recuerdos vagos casi la mayoría. En muchas fotos que tengo ordenadas en mi viejo PC. En momentos muy nefastos y en momentos brutales como suelo decir. Miro hacia atrás y me vero a mí mismo de pequeño ¿qué le diría?

Le diría: – “Apriétate el cinturón pequeño, se avecinan curvas.”

Sergio Requena

Roma, ciudad eterna

Tras tantos meses sin escribir nada en mi blog, casi un año ya (debido en parte a mi brutal cambio de vida del día a la mañana, mudanza a Lisboa incluida), vuelvo para dejar escrito las sensaciones que tuve en este viaje que deseaba hacer hace ya tanto tiempo.

Tener dinero, tiempo de sobra de vacaciones (17 días) y tras mi experiencia de irme solo a Lisboa a vivir, sin conocer nada ni a nadie, el sueño de visitar y conocer Roma se hacía cada vez más palpable. Quise volver a tener la experiencia de estar solo en una ciudad y descubrirla. Recuerdo estar en la oficina una de esas tardes sin apenas trabajo (con varios compañeros jugando a las tablets que HP nos proporciona), empecé a buscar billetes de avión hacia Roma, para “tantear” el terreno.
Vi que era bastante “barato” (para alguien que está trabajando y cobrando un sueldo estable claro) y decidí comprar los billetes, tal cual. Lo siguiente era buscar hotel y listo. Tuve algún problema al pagar mediante la tarjeta de ActivoBank Portuguesa pero se solucionó a tiempo.

La cuestión es, que ahí estaban en digital mis billetes de avión desde Sevilla hasta Roma y viceversa. Los miraba y no me creía que tenía que ir ya si o si (sería muy tonto no ir tras comprarlo todo). Lo siguiente fue empaparme del mapa de Roma, lo creáis o no, conozco la ciudad de memoria. Mucho más que Lisboa (donde llevo viviendo ya 8 meses). Estando en la ciudad, no miré nunca el mapa o el GPS de mi Smartphone. Sabía exactamente dónde estaba cada plaza, cada monumento histórico, cada vía importante, el río Tíber…

Una vez empapado del mapa de Roma, lo siguiente fue aprender horarios de monumentos y precios. Hacer un planning para cada día que estaría allí y no perder ningún segundo. Había que ver la ciudad entera, o al menos, casi.

Estando en Écija, contaba los días para montarme en el avión que me llevaría a la ciudad eterna. Cuando quise darme cuenta, ya estaba yendo al aeropuerto de Sevilla en el coche de mi hermano. Una vez en el avión, y tras 2 horas de viaje, el piloto dijo por megafonía: “Si miráis por la ventana, podréis ver el Coliseo Romano, estamos llegando a Roma”. Se me puso la piel de gallina.

DSC_2552

Obviamente, lo que se ve en esa foto no es el Coliseo, sino el estadio de la Roma. El Coliseo estaba en el otro lado del avión y no pude hacerle ninguna foto desde el avión.

Nada más aterrizar, me esperaba el autobús de Terravisión, un bus que te llevaba desde el aeropuerto hasta Termini por solo 4€, un viaje e 40 minutos. Mi hotel estaba justo en Termini, a 1 minuto andando. Es la estación de trenes y buses que hay en el centro de Roma.

1

Deseaba bajar cuanto antes del Bus y poner pie en Roma. Y allí me encontraba yo, en todo el centro de la ciudad más bella del planeta. La primera ciudad moderna y cosmopolita de la historia, se respiraba historia y arte por todos lados.

Fui corriendo al hotel a soltar las maletas, pues eran ya cerca de las 11:00 y tenía que visitar el Vaticano entero, más los Museos Vaticanos, por lo pronto.
Tras dejar todo, cogí el metro hacia la parada Octavianno justo al lado del Vaticano (una de las poquísimas veces que lo cogí, ya que andé casi toda la ciudad).

d

 

DSC_2561

Una vez en Octavianno, el Vaticano se alzaba ante mi. Recorrí la calle hasta la entrada de San Pedro, toda llenita de turistas, puestos ambulantes y guías que te ofrecían sus servicios con entrada incluída, para ir contándote toda la historia del Vaticano y las Galerías de los Museos Vaticanos. Obviamente, rechacé a todos, quería descrubrirlo por mí mismo.

Tras pasar unas columnas, allí me encontraba yo, en la plaza de San Pedro y la Basílica al fondo, preciosa.

s

 

DSC_2585

Inmensa plaza, di varias vueltas por ella echando fotos y conocí a una pareja de Españoles que andaban algo perdidos. Obviamente, les dije que yo sabía absolutamente todo lo que había que ver. Se “pegaron” a mi y juntos, subimos la cúpula hasta arriba del todo. Simpatiquísimos, y ya que estaba con ellos, les pedía que me echaran algunas fotos.

DSC_2625

La cúpula de San Pedro, es algo no apto para claustrofóbicos ni gente que no haga algo de ejercicio. Son como 500 escalones que hay que subir, mientras más subes, más estrecho e inclinado se vuelve todo. Creedme, no he sudado más en toda mi vida. Y claro, no puedes ni subir ni bajar, pues estás metido en una cola de personas, rodeado de paredes estrechas…Imaginad eso durante 500 escalones.

DSC_2671

DSC_2675

Una vez arriba, te sientes libre, cerca del cielo, nunca mejor dicho. Aire fresco y espacio. Y la vista más preciosa de toda Roma, algo que, por mucho que miréis la foto, no se compara a verlo con tus propios ojos, creedme. Era algo “divino”, lo más cerca de Dios que habré estado en toda mi vida, una sensación de paz que inundaba todo mi cuerpo y mi mente. Toda Roma a tus pies desde esa hermosa cúpula.

DSC_2689

Desde allí, se podían ver también los jardines Vaticanos. No se podía realizar ninguna visita, pero al menos, pude fotografiarlos desde aquella vista privilegiada.

DSC_2701

Una vez bajado de aquella cúpula (hay un camino para subir y otro para bajar), directo a la Basílica de San Pedro por dentro. Majestuosa. Te quedas sin palabras allí dentro.

DSC_2726

DSC_2741

DSC_2747

Unas imágenes valen más que todo lo que yo pueda deciros. Por eso me apoyo en ellas y por eso hice cerca de 900 en Roma.
Tras volver a la plaza de San Pedro, tenía que ir directo a los Museos Vaticanos, que están relativamente al lado, aunque hay que rodear el Vaticano por fuera un poco y “jode”. Sobre todo tras sudar lo que había sudado subiendo la cúpula, con el solano que hacía y sin beber una gota de agua desde hacía unas horas. Normal que me comprara una botellita de agua pequeña, por 2.50€, eso si, helada.

Llegando al Vaticano, me sorprende que apenas haya cola, miro mi reloj y son las 14:30 del mediodía. Pues para dentro casi del tirón, sin esperar nada. Entradas compradas y a ver el mayor Museo del planeta.

rrr

DSC_2762

DSC_2765

Me “perdí” como 4 veces al principio, pues quería ver todas las galerías y saber dónde estaba la Capilla Sixtina. Hasta que pregunté (en perfecto Inglés, pues, aunque me fascine el Italiano, solo se algunas frases y poco más) y me contestaron, que hay una especie de “ruta” en la cual, se va pasando por todas las galerías y al final del recorrido, llegas a la Capilla Sixtina (supongo que como colofón). Vale, estuve allí metido, galería tras galería unas 3 horas.

Hice como 300 fotos en el Museo, las galerías eran enormes, llenas de puro arte. Me gustó todo, pero he de admitir, que lo que más me gustó entre tanto cristianismo, fueron las galerías Egipcias. Todo un espectáculo.

DSC_2812

DSC_2809

DSC_2819

En esta última, se ve mi reflejo y estropea algo la foto, pero bueno.

Entre galería y galería, había pequeños patios para poder “descansar” un poco al aire libre, aunque incluso esos patios, estaban llenos de esculturas preciosas.

DSC_2871

DSC_2870

Galerías de grandes pinturas, telares, esculturas…Valió la pena pagar cada céntimo. Os dejo con algunas imágenes de allí.

DSC_2770

DSC_2787

DSC_2855

DSC_2865

DSC_2869

DSC_2876

DSC_2891

DSC_2893

DSC_2894

DSC_2897

DSC_2898

DSC_2918

DSC_2923

DSC_2928

DSC_2935

DSC_2940

DSC_2942

DSC_2957

DSC_2968

DSC_2985

Pero al final, tras casi 3 horas, llegamos a la guinda del pastel. La obra más gloriosa de Miguel Ángel, la Capilla Sixtina.
He de decir, que al entrar allí “notas” algo. No lo sé, pero sabes que no estás en cualquier lugar. Te abruma tanto arte, es colosal. Me puse justo debajo de “La creación de Adán” que está arriba en el techo y os digo que me emocioné, no se por qué ni de dónde venía ese sentimiento, pero me emocioné al estar allí dentro y tuve que secarme las lágrimas con mi camisa.
Contemplar “El Juicio Final” delante tuya es una locura. Lo tienes justo delante tuya, es real, no es ninguna imitación barata.
Antes de entrar ya nos dicen que nada de fotos ni vídeos, es un lugar sagrado y debemos respetar. Supongo que más que nada es por lo del tema de los “flashes” de las cámaras, que tantísimo turista al día echando miles de fotos, podrían arruinar los frescos. O para venderte fotos de la Capilla, que había un puestecito al salir de ella, en el pasillo. Ni idea, yo lo que sé, es que yo había pagado un dinero por mi entrada y que no se si volvería a estar allí en mi vida, por lo que iba a llevarme una foto de allí si o si. Vale, me borraron 2 fotos del Smartphone, no se como lo hicieron, pero me pillaron ambas veces y eso que ponía empeño en conocerme sus rutas de vigiliancia, a lo Metal Gear.
Me puse al lado de la puerta de salida, saqué la foto y me fui como alma que lleva el diablo. Nunca mejor dicho.

Con vosotros, la Capilla Sixtina

DSC_2987

Tras estar allí metido (de pie y algunas veces sentado) contemplando aquella majestuosidad única en el Mundo, decidí seguir mi camino descubriendo Roma tras un último vistazo a la Capilla. Siguiente destino: El Castillo de Sant´Angelo.

Tenía mentalmente todo el mapa de Roma y sabía perfectamente hacia dónde dirigirme, tomando la calle principal que llegaba hasta la Plaza de San Pedro que me llevaría al Castillo. Crucé uno de los puentes “normales” hacia el otro lado, solo para cuando llegara a su altura, poder cruzar el “Puente de Sant´Angello”. Precioso.

h

DSC_2998

DSC_3003

DSC_3012

Me senté un rato en una de sus barandillas, había una boda de Japoneses echándose fotos en dicho puente. Bastante romático la verdad.
Una vez cruzado el puente, el siguiente destino era la “Piazza de Popolo”, siguiendo el río Tíber, cruzando de nuevo al otro lado se alzaba ante mi la bella plaza.
Plaza que conecta con la Villa Burguesa y desde la que salen 3 de las más importantes calles que cruzan toda Roma; Vía del Corso, Vía del Babuino y Vía de la Ripetta.

 

d

DSC_3030

DSC_3033

Ahora tocaba subir a la Villa y contemplar la Piazza de Popolo desde lo más alto. Es una gran parque donde poder pasear y relajarse del “bullicio” de la cuidad. La verdad es que es bastante acogedor y se ven muchas familias y niños correteando por sus jardines.

f

DSC_3057

DSC_3063

DSC_3066

DSC_3070

Obviamente, tenía los pies reventados y necesité descansar un rato en uno de sus bancos. Paz y tranquilidad. Roma, se veía al fondo, desde las alturas de la Villa. Tremendo.

Una vez vista toda la Villa, era hora de visitar Plaza de España (y coger ya el metro hacia el hotel desde allí), pues el día había sido muy agotador y tras dormir solo 2 horas, mi cuerpo ya no podía más. Necesitaba una ducha, cenar tranquilo en un restaurante cercano a mi hotel y por fin, dormir a pierna suelta. Al día siguiente, esperaba la Roma Imperial, debía reponer fuerzas.

fg

Una vez despierto a eso de las 8:00 A.M. (había que madrugar), y tras el gran desayuno buffet para coger energías, me preparé bien para visitar lo que me quedaba por ver de Roma. Primer destino, el Coliseo Romano.

Entre mi hotel y el Coliseo, apenas había unos 8-10 minutos andando por una de las calles que llegaban hasta Termini, antes de dormirme por la noche, que no os lo he dicho, y tras cenar, hice el recorrido hasta “casi” el Coliseo para ver por donde ir más o menos y cuánto tardaría en llegar. Como véis, no dejo nada al azar, me gusta ser dueño de mis pasos.

nnn

Al final de la calle y tras cruzar un parque, se vislumbraba el imponente Coliseo. Una de las nuevas 7 maravillas del mundo, ante mi.

 DSC_3113DSC_3108

Obviamente, no paraba de hacer fotos y algún que otro “selfie”, la ocasión, bien lo merecía.

Tras rodear un poco aquel “coloso”, empecé a ver la gran cola de personas que quería verlo por dentro y me uní a ellos. La entrada costaba 12€ y servía para ver el Coliseo, los Foros Romanos (e imperiales) que estaban justo al lado y el Palatino.

Tras pasar por la ventanillas de “tickets” (por cierto me atendió una chica italiana impresionantemente bella), y subir unas escaleras, accedí a “La Arena”, una maravilla de la ingeniería sin precedentes. Lugar donde tantos y tantos esclavos y animales dieron su vida para entretener al pueblo de Roma.

DSC_3131 DSC_3141 DSC_3154 DSC_3160 DSC_3167

 

Una de las vistas más preciosas desde el Coliseo, era la que daba hacia el Arco de Constantino, “gracias” en parte a la brecha que tiene el Coliseo debido a terremotos y saqueos de material que sufrió en su momento. Cómo no, hice una foto.

DSC_3177

Recorría todas las plantas del Coliseo por dentro y fuera, bajé hasta el subterráneo, subí hasta lo más alto y vi unos pequeños Museos que hay dentro del mismo (todo modernizado obviamente).

Tras verlo ya todo, era hora de ir a los Foros Romanos, pasando por la mágica “Vía Sacra”.

ccv

La Vía Sacra, era la calle principal de la Roma antigua, Este camino estaba continuamente lleno de solemnes festivales religiosos, de generales victoriosos celebrando sus magníficos triunfos, como también de la multitud que diariamente se reunía en las basílicas para charlar, jugar dados, cerrar negocios…etc

DSC_3208

Antes de llegar a los Foros, debes pasar por debajo del Arco de Tito. Al pasar, ves ante ti, la que fue la parte más importante de la gran Roma Imperial. Los Foros Romanos (que se fueron ampliando con los Foros Imperiales, de Julio César, Trajano…etc)

Hacía un sol de justicia, es más, cuando llegué al hotel aquella noche, vi que me había quemado la cara un poco y los brazos, tenía marcas del sol. En fin, di varias vueltas por aquellos foros y una breve por el Palatino, buscando la sombra y agua potable donde rellenar mi fiel botellita de agua, en una de sus muchas fuentes públicas (las hay por todas partes, uno de los primeros logros de una ciduad moderna, llevar agua potable a todos sus ciudadanos). Coincidí con la pareja de Españoles que vi en el Vaticano con un grupo “guía” y me metieron con ellos a escucharlo todo lo que el hombre nos iba diciendo acerca de la historia de cada pilar y edificio de aquellas ruinas, Tras charlar extensamente, decidimos comer juntos y luego y tras despedirnos, seguir mi camino descubriendo Roma.

PD: Algo que me sorprendió es ver que siguen llevando flores frescas al lugar exacto donde Julio César fue incinerado tras su asesinato.

Os dejo con algunas fotos de los Foros Romanos (los primeros) y de los Imperiales.

 DSC_3212DSC_3225 DSC_3234 DSC_3251 DSC_3254 DSC_3256DSC_3267 DSC_3262  DSC_3279 DSC_3290 DSC_3306 DSC_3310

Justo al lado de los Foros y tras verlos completamente (incluso estuve buscando la piedra negra que no daba con ella y tuve que preguntar varias veces para encontrarla), se alzaba imponente la Piazza Venezia. Un brutal edificio, tan grande como bello. Subí hasta arriba para tener vista panorámica de la ciudad. Dentro del edificio, se encontraba el Museo del renacimiento Italiano, es historia sobre el País en general, lo vi por encima y me marché. Aún quedaba mucho por ver.

dddd

DSC_3313 DSC_3333 DSC_3341 DSC_3358

Era hora de visitar la Isla Tiberina, una isla en mitad del Río Tíber que se cruza en 2 minutos. Tiene su encanto, la verdad y te lleva al barrio “Trastevere” al otro lado del río. Donde me perdí por sus calles, tome helado y fui a refrescarme a una de esas fuentes de agua potable (y fria).

x

 DSC_3381  DSC_3404DSC_3380DSC_3415

Una cosa curiosa, que me pasó, es que mientras me refrescaba (me mojaba toda la cabeza y brazos debido al calor mortal de las 16:00 de la tarde), un hombre esperaba para hacer lo mismo. Entablamos conversación en un Español-Italiano medio, donde hablábamos sobre la ciudad, lo bonita que es, lo que había visto…El hombre se mostraba muy interesado en mi historia, me preguntaba cosas sobre España, sobre Lisboa, la comida de ambos Países, mi trabajo, sobe mi familia, me dió el pésame por mi padre, me preguntaba sobre mi sobrino Lucas, mis “amoríos”… Y tras conversar un buen rato, le dije que tenía que irme, tenía que seguir mi camino. Me deseó suerte, que me vaya todo genial en mi vida y hasta me dió un pequeño abrazo sincero. Andé hasta casi el final de la calle, miré hacia atrás y me percaté que el hombre estaba sentado en una de las esquinas que daba sombra y ponía su sombrero en el suelo para pedir dinero junto con su mujer. Me miró desde lejos, sonrió y me dió un saludo de despedida alegre allí sentado a mano alzada. Se me rompió el corazón en aquel momento. Estuvo conmigo y en ningún momento me pidió nada, solo se limitó a escuchar mi historia. Obviamente, volví con él y les invité a comer en uno de los bares cercanos. El hombre no quería que hiciera “tal gasto”, que no era necesario y no me había pedido nada. Tuve que pedir comida para llevar en el bar y llevársela a ellos. No se cuántas veces me dieron las gracias, pero él no sabe, que más agradecido estaba yo por la lección de humildad que me dió. Esta vez, fui yo quien le deseé suerte a él mientras de nuevo, le daba un gran abrazo.

Espero que le vaya bien, Francesco.

Tras esta gran experiencia en mi vida, de la cual se ha quedado grabada en mi memoria, seguí caminando por el Trastevere buscando de nuevo la orilla del río Tíber para volver a cruzar y dirigirme a la Piazza Navona.

Una de las plazas más bonitas del mundo, antiguo centro deportivo como el Circo Massimo, reconvertido en plaza. Todo lleno de turistas. De nuevo tocaba descansar y refrescarme en sus fuentes de agua limpia y fria.

12

DSC_3436 DSC_3450 DSC_3463

La siguiente parada, el Panteón, justo al lado.

Arte, es lo único que recorrió mi mente, tras ver tal obra arquitectónica. Una bóveda de cemento sin “armar”, donde empleaban diferentes mezclas de piedras cada menos pesadas mientras cerraban la bóveda. Para que la parte de arriba sea la menos pesada y no cayera por su propio peso. Una apertura para descargar tal peso y que a su vez, indicaba el solsticio de verano/invierno justo en el centro del suelo. Al llover, el agua cae dentro y hubo que poner un desagüe para drenar toda esa agua. Hoy en día, sigue tal cual. Los dioses Romanos de su interior, fueron sustituidos por la “cristiandad”.

rrrrr

DSC_3474 DSC_3488 DSC_3493 DSC_3513

Una vez visto por dentro y sentarme un rato en una de sus columnas (si, tenía ya los pies reventados de nuevo), tocaba ver la Fontana di Trevi, también bastante cerca. Antes de llegar, entré en un Mcdonalds a comer, pues eran las 19:00 y tenía un hambre colosal y no voy a comer siempre de restaurante. Para qué entraría…La hambruguesa no era la que pedí, la cocacola sin hielo y no me dieron mis alitas de pollo que pedí y tuve que esperar. Con lo cual, dije que quería poner una reclamación. Al escuchar esas palabras: “Voglio fare un reclamo” (antes de ir a Roma, intenté aprender bastantes frases en italiano para defenderme, si el Inglés no ayudaba), se pusieron muy atentos conmigo. Me hicieron los cambios corresondientes y me dieron un ticket para comer gratis en cualquier McDonald´s de Roma. Ticket que no gasté, no me gustaría volver a un sitio así la verdad.

Tras salir de allí, la Fontana estaba ante mis ojos, toda llena de andamios y sin agua. Decepción total (aunque ya lo sabía de antemano), pero joder. Una cutrez de foto de la fuente y un poco de agua para echar la moneda. La eché, pero vamos, fue bastante “meh” esta parada. Solo pondré una foto para que veáis lo “fea” que estaba con esos andamios.

DSC_3529

Ya tocaba volver al hotel y descansar un poco. Conocí a una mujer que iba con sus hijos de Nápoles y me dijo que iba al mismo sitio que yo (vaya casualidad), que fuera con ellos. Pues nada, muy amable la mujer por acompañarme y tener una conversación agradable. 

f

Volví al hotel y tras ducharme, cenar y descansar un poco tirado en la cama, había que volver a caminar. Quería ver el Circo Massimo, el Coliseo de noche y el Domus Aurea. 

r

Cogí el metro hasta la parada “Piramide” y anduve por esas calles hasta el Circo Massimo. Me perdí (queriendo, pues siempre sabía donde estaba), por las calles de Roma de noche, era mágica, pero estaba algo desangelada para ser un Viernes noche. El Circo Massimo fue también algo decepcionante, donde antes estaba el mayor complejo deportivo de Roma, ahora solo era un descampado con apenas unas poquillas ruinas. Y de noche, sin iluminación alguna, apenas se veía nada. Eso si, crucé por mitad del Circo y cerré los ojos allí en medio, imaginando las carreras de carruseles tirados por caballos, las peleas de tigres, las representaciones de batallas…Y yo estaba allí en medio siglos después.

yyy

dd 

Os pondré una imagen del Circo de día, buscada en internet, para os hagáis una idea del “descampado”. Abajo, las mías tomadas de noche.

1024px-Circus_Maximus

DSC_3555 DSC_3562

Seguí caminando por la Vía San Gregorio, que me llevaba hasta el Arco de Constantino y el Coliseo iluminados en mitad de la noche. Algo que parece sacado de una película. En las explanadas, muchos artistas con sus trípodes sacando fotos preciosas del Coliseo y del Arco (me enseñaron muchas) y les dije que me hicieran algunas a mi (ya aprovechaba).

Me tumbé un rato en aquella explanada y la verdad, no quería estar en otro lugar del mundo. Quería estar justo allí.

DSC_3574 DSC_3576 DSC_3593

 

Justo al lado, tras rodear el Coliseo por la otra parte de esta mañana, había una calle llena de bares/pubs, la Vía di San Giovanni in Laterano (algo que me sorprendió fue que los Pubs, eran Pizza/pubs, te cagas). Estos pubs estaban llenos de “guiris” tomando cerveza y demás bebidas alcohólicas, entré en uno de ellos a tomar algo al ladito del Coliseo y al pedir en Español un grupo de Españoles me oyeron y me dijeron de que me uniera a ellos de fiesta. La verdad es que no estaba muy por la labor de mucha fiesta ya que estaba reventado, me tomé un par de cervezas con ell@s, me dieron sus wasaps, etc pero me despedí enseguida, tenía que seguir viendo Roma. Y la próxima parada era el Domus Aurea, justo arriba de esa calle.

ffffff

DSC_3594

El Domus Aurea fue un gran Palacio construido por el Emperador Nerón para “poder vivir como un ser humano”, ocupaba 50 hectáreas. Trajano ordenó enterrarlo bajo escombros y eso, ha dado lugar a su mayor conservación ante el tiempo (y ante saqueadores).

Justo debajo, se encontraba el lago donde después se construyó el Coliseo y así devolver al pueblo de Roma, parte de la tierra tomada para sí mismo por el emperador Nerón. Por cierto, se le llama “Coliseo” al Anfiteatro Flavio, por una gran estatua que Nerón mandó construir a pie del Domus Aurea llamada “El Coloso”. Ya no se conserva tal estatua, lástima.

DSC_3601 DSC_3620

  DSC_3612DSC_3617

De noche, apenas se podían hacer bien las fotos, pero bueno, algo es algo.

Tras ver todo esto y siendo ya las 1:00 de la noche, tocaba ir al hotel a descansar por fin. Al día siguiente, salía mi vuelo a las 17:00 hacia Sevilla y tenía que aprovechar la mañana para ver alguna cosilla más.

Tras despertarme, ducharme y desayunar como Obelix en el buffet, tenía que hacer la maleta y dejarlo todo listo antes de irme a explorar Roma por última vez. Un paseo matutino para ver una de las obras más importantes de Miguel Ángel en San Pietro in Vincoli: EL Moisés

g

DSC_3648 DSC_3652 DSC_3659 DSC_3673

Ya solo quedaba comer tranquilamente, coger las maletas y despedirme de la bella ciudad eterna.

Se me pasaron muy rápido los días allí, pero bueno, espero volver algún día pues me quedaron “cosillas” por ver como el Ara Pacis, las Catacumbas, el Mausuleo di Augusto, las Termas de Carcalla…

El próximo viaje a Italia, visitaré Florencia, Venecia y lo poco que me queda por ver de Roma. Espero no tardar mucho en volver 🙂

Ciao Roma! Per ora…


DSC_3692

 

PS4 – Juegos mostrados

ps4-killzone-shadow-fall-gameplay-video-4

Los vídeos mostrados a continuación, pueden provocar infartos a más de uno. Potencia gráfica y realismo al máximo.

KILLZONE SHADOW FALL (BrutaL)

DESTINY (Lo nuevo de Bangie, que deja de ser exclusivo de XBOX)

DRIVECLUB (SI éste se ve así, no me quiero ni imaginar cómo se verá GT6)

WATCH DOGS (Sublime)

DEEP DOWN (Lo nuevo de Capcom)

Breves palabras, que serán infinitas

Anonadado me hallo al leer un breve relato. Ha cambiado mi forma de ver la vida…..es tan profundo que te llena de curiosidad y ganas de seguir preguntando. Es como si se te revelara la verdad absoluta…abres tu mente hasta puntos nunca vistos. Os dejo con él; “El huevo”.

“Ibas camino a tu casa cuando falleciste.
Fue un accidente de tránsito. Nada extraordinario, pero sin embargo fatal. Dejaste atrás una esposa y dos hijos. Fue una muerte indolora. Los paramédicos dieron todo de si para salvarte, pero no hubo caso. Tu cuerpo estaba tan destrozado, que hasta fue mejor así, créeme.
Y fue entonces que nos encontramos.
‘¿Qué… Qué pasó?” Preguntaste. ‘¿Dónde estoy?’
‘Moriste”, respondí con naturalidad. No tenía sentido medir mis palabras.
‘Había… un camión y estaba derrapando…’
‘Sip’, dije.
‘Yo… ¿Morí?’.
‘Sip. Pero no te sientas mal al respecto. Todos mueren’.
Miraste alrededor. No había nada. Solo tu y yo. ‘¿Qué es este lugar?’ Preguntaste. ¿Es el más allá?
‘Más o menos’.
‘¿Usted es Dios?’
‘Si, soy Dios’.
‘Mis hijos… mi esposa’. Preguntaste.
‘¿Qué hay con ellos?’
‘¿Estarán bien?’
‘Eso me gusta. Acabas de morir y tu principal preocupación es tu familia. Eso es muy bueno’.
Me miraste con fascinación. Para ti, no me veía como Dios. Sólo me veía como un tipo común. O posiblemente una mujer. Una vaga figura de autoridad, quizás. Más como una maestra de gramática, que como el Todopoderoso.
‘No te preocupes. Ellos estarán bien. Tus hijos te recordarán como alguien perfecto en todo aspecto. No tuvieron tiempo para llegar a despreciarte por algo en particular. Tu esposa llorará por fuera, pero sentirá alivio por dentro. A decir verdad, tu matrimonio se estaba cayendo en pedazos. Si te sirve de consuelo, se sentirá culpable al sentir alivio’.
‘Oh’, dijiste. “Entonces, ¿Qué pasa ahora? ¿Me voy al Cielo, o al Infierno, o algo así?
‘Ninguno. Serás reencarnado’.
‘Ah, entonces los hindúes tenían razón’.
‘Todas las religiones están en lo cierto, a su manera’, contesté. ‘Camina conmigo’.
Me seguiste mientras cruzábamos el vacío. ‘¿Adonde vamos?’
‘A ningún lugar en particular. Se siente bien caminar mientras hablamos’.
‘¿Y cuál es el punto entonces? Preguntaste. “Cuando renazca, seré solamente una pizarra en blanco, ¿Verdad? Un bebé. Todas mis experiencias y todo lo que hecho en esta vida no importará’.
‘No exactamente. Llevas contigo todo el conocimiento y las experiencias de todas tus vidas pasadas. Sólo que no lo recuerdas ahora mismo’.
Paré de caminar y te tomé por los hombros. ‘Tu alma es mucho más magnífica, bella, y gigantesca de lo que puedas imaginar. Una mente humana solo puede contener una pequeña fracción de lo que eres. Es como apoyar tu dedo en un vaso con agua para sentir su temperatura. Pones una pequeña parte de ti contra el recipiente, y para cuando la quitas, habrás obtenido el conocimiento que poseía’.
‘Has estado dentro de un humano por los últimos 48 años, por lo que aún no te has extendido, para sentir tu inmensa consciencia. Si pasáramos el suficiente tiempo aquí, comenzarías a recordarlo todo. Pero no tiene sentido hacer eso entre cada vida’.
‘¿Cuántas veces he reencarnado?’
“Oh, muchas. Muchísimas. Y en muchísimas vidas diferentes”. Dije. ‘Esta vez serás una campesina china, en el año 540 AC’.
‘Espera, ¿Qué?’. Tartamudeaste. ‘¿Me enviarás de vuelta en el tiempo?’
‘Bueno, técnicamente, sí. El tiempo como lo conoces, solo existe en tu universo. Las cosas son algo distintas de donde yo vengo’.
‘¿De dónde vienes?’
‘Mmm… Yo vengo de un lugar. Un lugar distinto. Y allí hay otros como yo. Se que querrías saber como es este lugar, pero honestamente, no entenderías’.
‘Oh,’ Dijiste algo desilusionado. ‘Un momento… Si soy reencarnado en distintos lugares en el tiempo, en algún punto podría haber interactuado conmigo mismo’.
‘Seguro. Pasa todo el tiempo. Y con ambas vidas conscientes únicamente de sí mismas, tu nunca sabes que este encuentro está sucediendo’.
‘¿Cuál es el punto de todo esto, entonces?’
‘¿Enserio?’ Pregunté. ¿Me estás preguntando cuál es el sentido de la vida? ¿No está un poco estereotipado?’
‘Bueno, es una pregunta razonable’. Persististe.
Te miré a los ojos. ‘El significado de la vida, la razón por la que creé este universo, es para que madures’.
‘¿Querrás decir la humanidad? ¿Quieres que maduremos?’
‘No, solo tú. Creé este universo para ti. Con cada vida creces, maduras, y te vuelves un intelecto mayor’.
‘¿Solo yo? ¿Qué hay de los demás?’
‘No hay nadie más’. Dije. “En este universo solo estamos tú y yo’.
Me miraste fija, e inexpresivamente. ‘Pero toda la gente en la Tierra…’
‘Todos son tú. Diferentes encarnaciones de ti mismo’.
‘O sea que, ¿Yo soy todos?’
‘Ahora lo estás entendiendo’, te dije palmeándote la espalda a manera de congratulación.
‘¿Yo soy cada humano que ha vivido?’
‘Y cada humano que vivirá. Exactamente’.
‘¿Soy Abraham Lincoln?’
‘Y eres John Wilkes Booth, también’. Agregué.
‘¿Soy Hitler?”. Preguntaste apaleado.
‘Y los millones que asesinó”.
‘¿Soy Jesús?’
‘Y todos sus seguidores’.
Te quedaste en silencio.
‘Cada vez que trataste injustamente a alguien’, dije ‘te lo estabas haciendo a ti mismo. Cada acto de amabilidad que has hecho, te lo has hecho a ti mismo. Cada momento feliz y cada momento triste experimentado por un ser humano fue, o será, experimentado por ti’.
Lo pensaste por un largo tiempo.
Luego me preguntaste, ‘¿Por qué? ¿Por qué hacer todo esto?’
‘Porque algún día, te volverás como yo. Porque eso es lo que eres. Eres uno de los míos. Eres mi hijo’.
‘Whoa,’ exclamaste incrédulo. ‘¿Dices que soy un dios?’.
‘No. No todavía. Eres un feto. Aún estás creciendo. Una vez que hayas vivido cada vida humana a través de los tiempos, habrás crecido lo suficiente como para nacer’.
‘Entonces, el universo entero es solo…’
‘Un huevo’. Respondí. ‘Ahora es momento de que continúes hacía tu próxima vida’.
Y te envié hacía ella.”

Sony ya empieza a “soltar” sobre PS4

Imagen

Así es queridos amigos, el señor Jack Tretton , empezó a soltar por esa boquita, cosas que ya estçabamos deseando leer/escuchar. Nada más y nada menos que sobre su futura Playstation 4.

Va mos a leer las palabras textuales de Tretton, el cual ha confirmado incluso, que ya hay juegos en DESARROLLO para PS4  O_O

No estamos hablando de su fecha de lanzamiento (PS4), pero creo que cualquier persona del planeta sabe que, por supuesto, ya hay juegos en desarrollo.

 

“Simplemente pensamos que no era importante mostrarlo este año. Tuvimos cinco o diez juegos que probablemente merecían estar en el escenario y no lo estuvieron ¿verdad? Siempre tenemos tanto de lo que hablar que no necesitábamos hablar de ello aún.

Lo creas o no, PlayStation 2 sigue vendiendo bien en algunos lugares del planeta, así que preferimos apoyar eso a obviarlo. Es la forma de trabajar de esta compañía, así que no es algo que nos preocupe.”

Yo estoy seguro, que el E3 del año que viene, será presentada PS4 con todos los honores, hará lo mismo MicrosSoft? Esperemos que sí y veamos por fin uno de ésos E3 que quedan en la memoria

PD: Nintendo tiene que estar tirándose de los pelos…

Reediciones HD


Amigos lectores, gracias una vez más por leerme. Esta vez, y con la inminente llegada a mis manos de Metal Gear Solid HD Collection (imprescindible), voy a hablar sobre la nueva estafa las reediciones HD.

Todos estamos de acuerdo (seguro que aparece alguien que dice que no, pero ya sabéis, es la excepción que confirma la regla), en que esta Gen, ha sido una absoluta mierda. Si, juegazos por doquier, pero originalidad 0,5 y precios ABUSIVOS. Han aparecido varios cánceres como los DLC´s y las reediciones HD. Sobre los DLC´s ya hablaré un día que esté más calmadito…que me hierve la sangre, respecto a las reediciones HD, es un nuevo sacaduros impresionante.
Que sí, que tiene cosas buenas, ¿cuáles? Pues básicamente, que no hayas jugado a PS2 en tu vida y no sepas la de juegazos que te estás perdiendo. Ahora bien, ¿alternativas? Es tan fácil como pillarte una PS2 (unos 50€ de segunda mano) y a jugar a todo su catálogo . Y diréis, pero Sergi, es HD y tienen trofeos…Ohh “trofeos”, déjame que me descojone, al ver cómo os compran con la frase: “Y ahora con trofeos”.

Estamos de acuerdo que salen juegazos impresionantes (Metal gear, God Of War, Tomb Raider, Silent Hill, Jack And Dexter…) Pero joder, abrid los ojos, que Sony dijo en su conferencia allá por el 2005, que su PS3 sería RETROCOMPTIBLE, esto es, que no haga falta que saquen juegos en HD y “con trofeos”…Ah y cobrándonos!!

Entonces..todo tiene sentido, abres los ojos y dices: “Joder, ¿cómo no me he dado cuenta antes?…Tiene bastante lógica, somos esclavos ansiosos de un trozo de pan, por el que nos cobran su peso en diamante. Son sanguijuelas ansiosas de sangre, mordiéndonos poco a poco para que podamos “recuperarnos” y así poder volver a mordernos. No tienen compasión, harán todo lo que esté en sus manos para llevar la industria del videojuego a ser un capricho de ricos. Tengo mis Metal Gears de PS2 en perfecto estado y no puedo jugarlos en mi PS3, debo comprarme la reedición HD para poder seguir disfrutándolos (vendí mi PS2 debido a la “retrocompatibilidad”)…

En el futuro (y presente ya) se vislumbran cosas como el pass online, la no posible venta de juegos de segunda mano…y los precios no paran de subir.
Ya mismo, nos cobrarán por encender la consola, reíros reíros….que ya se reirán ellos…

VGA 2011

Hay muchos juegos que me han gustado en los VGA´s…pero estos son los que más interés me han suscitado.
Bien pues vayamos a ellos:

“The last Of Us”, o la nueva IP de Naughty Dog, es sencillamente impresionante graficamente, como todos los juegos que han sacado. Después de maravillarnos con Uncharted 3 (aún lo tengo pendiente pero la crítica es unánime), nos sorprenden con esta maravilla que debes ver en vídeo, demuestra de lo que puede ser capaz PS3 trabajando sobre ella: ninguna consola actual podría con este nuevo trabajo, sublime. El punto “raro” es que ND siempre hacía una IP por consola…no entiendo si es para PS3…o nos quieren decir que si en PS3 luce así, imaginad cuando salga para PS4…

“Mass Effect 3”, otro del que siempre había escuchado maravillas, justo ahora me han dejado el 2 y lo tengo recién empezado….me ha enganchado totalmente, y al ver el trailer del 3….más ganas aún de jugarlo.

“Tekken Tag Tournament 2”, sinto debilidad por la saga Tekken, es así desde el primer Tekken que jugaba en las recreativas, es un juego que tiene un carisma impresionante. Es por ello, que cada nuevo Tekken, es algo muy interesante para mí.

“Metal Gear Rising”: De Metal Gear sólo tiene el nombre, lo demás es un juego tipo “Devil May Cry” pero es Raiden el que porta la espada (eléctrica), cambiamos demonio por ninja cyborg. Tengo que decir una cosa, será un juego “simple” mata y avanza…pero tiene que estar bastante entretenido la verdad, ah y se flipan mucho..pero en este tipo de juegos, lo perdono.

“Bioshock Infinite”

“Diablo III”

“Hitman Absolution”

“Transformers: Fall of Cybertron”